Cómo librarte de un embargo de cuenta

No hay comentarios :
Últimamente muchos diarios en su edición digital, se han lanzado a publicar artículos llamativos con títulos similares a : 10 consejos de como...., Aprende como, 5 trucos para.., entre otros muchos más. 
En la edición de hoy, el ABC publicaba, en la misma linea de trucos y consejos, una serie de pistas para evitar que te embarguen la cuenta bancaria. 
El título era llamativo para entrar a leer (ahora han retirado ese artículo), pero con argumentos flojos y siempre insistiendo que lo mejor es pagar. 
Destacaban que en un embargo de cuenta, si la tienes como titular con otra persona, solo te embargaran la parte proporcional a la mitad y nunca dejando la cuenta en descubierto. 
Lo mejor es lanzarse “a la piscina” y contar las experiencias o conocimientos al respecto, para que al menos sea algo revelador para el lector que seguramente ha entrado a leer por la información sugerida en el titular de la noticia.
Claro, está que cuando llega un embargo a nuestra cuenta corriente es por orden de un juzgado o por deudas con Hacienda, Seguridad Social, multas de tráfico, etc. Nosotros, normalmente conocemos lo que debemos, por eso para evitar que nos embarguen la cuenta, podemos refugiarnos de unas cuantas formas fáciles. 
No invitamos a nadie a dejar de pagar ni nada por el estilo, simplemente os mostramos como escapar “momentáneamente” de las garras de un embargo, que no entiende que lo que se ha llevado de nuestra cuenta corriente es nuestra nómina del mes entera (si no ha cubierto toda la deuda) y nos han dejado a 0, sin poder reclamar. 
Para evitar esto (siempre sabemos que debemos y mas pronto que tarde llegará), una de las opciones es tener una cuenta con otra persona y cambiar de titular a autorizado. 
En este caso, lógicamente tenemos que estar muy seguros de la otra persona, aunque de autorizado podemos sacar dinero, etc sin autorización y ningún problema. 
Otra opción (depende de nuestra moralidad), es la de abrir una cuenta de ahorro para nuestros hijos y en ella realizar nuestras operaciones a salvo. 
Cuando llega el embargo a la cuenta corriente, ya no se puede hacer nada. El embargo está hecho y no se podrá recuperar el dinero.
Quizás lo mejor es tener, como antaño, los billetes en la mano y no en el banco, pero eso es raro de ver.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

En breve publicaremos tu comentario