Subida del IRPF. Cómo afectará y que otras alternativas existen

No hay comentarios :
La nueva subida del IRPF afectará directamente a todos los trabajadores en mayor o menor manera, pero claramente afectará a los bolsillos de todos los contribuyentes, sobre todo a las denominadas como clases medias y bajas, que representan un 85 % del total de trabajadores, con ingresos por debajo de los 33.000 euros anuales, como han indicado los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). 
Si miramos estos datos más de cerca, nos daremos cuenta que un 55% del total de los trabajadores (mil euristas) ganan como máximo 17.700 euros brutos al año y tendrán que pagar 23 euros más al año a las arcas del estado. 
Los trabajadores que superan esa cantidad pero no llegan como máximo a los 33.000 euros anuales, pagaran 165 euros más, mientras que el tramo de asalariados que no alcancen los 53.400 euros anuales pagaran 490 euros más al año. 

El total de este conjunto de trabajadores ingresarán a Hacienda 2.965 millones de euros adicionales, algo más de la mitad de lo que el gobierno quiere recaudar con los 4.111 millones de euros calculados con la subida del IRPF
Por otra parte solo un 0,2% de los trabajadores ganan más de 300.000 euros al año y tendrán que aportar 16.187 euros adicionales, por lo que este grupo no aportara tanto como lo asalariados más modestos. 

Por su parte, el ahorro también tendrá un gravamen complementario. Por ejemplo un pequeño ahorrador que gane menos de 6.000 euros al año con sus ahorros tendrá que pagar 25 euros más (95% total), mientras que los ahorros que obtengan más de 24.000 euros anuales tendrán que aportar 6.650 euros extras. 
La presión fiscal sobre los asalariados, muy provablemente, será una medida de recaudación incompleta y con efectos mas negativos que positivos, viéndose afectados, en este caso los pensionistas, aunque tengan una subida con la actualización del 1%, el efecto será nulo. 
Los técnicos de Gestha tienen mucho que decir a este respecto, como utilizar la vía de recaudación en vez de acometer recortes que finalmente afectaran a las prestaciones sociales, utilizando otros medios como crear un impuesto a las empresas con facturaciones superiores a los 45 millones de euros, subiendo del 30% al 35% el gravamen aplicable a los beneficios que superen el millón de euros. 
Esta medida conseguiría una recaudación superior a los 13.900 millones de euros anuales, una cantidad mucho más elevada que la que se pretende recaudar con la subida del IRPF.
Te puede interesar:
¿Subira el IVA en 2012?
Tasa del paro en 2011
Primeras subidas de impuestos en 2012

No hay comentarios :

Publicar un comentario

En breve publicaremos tu comentario